lupa
esp eus eng fr

Los orígenes

El inicio de las labores de producción de sal en el Valle Salado de Añana está vinculado con la progresiva necesidad del ser humano por obtener la única piedra comestible de la naturaleza, la sal. 

Durante los últimos años, los trabajos arqueológicos que estamos realizando en el interior de la explotación salinera han puesto de manifiesto que el Valle Salado es un archivo único de la historia de la Humanidad. En concreto, gran parte del extremo sur de las salinas es un extenso yacimiento arqueológico que está proporcionando datos relevantes de los últimos seis milenios, que nos permiten conocer cuándo comenzó la explotación sistemática de los manantiales, cómo se obtenía la sal y como vivían los salineros en aquellos tiempos.

Las investigaciones, todavía en curso, nos están informando que los inicio de la producción de sal en el Valle Salado de Añana se remontan a hace unos 7.000 años. Durante la Prehistoria, las salinas tenían un aspecto muy diferente al que podemos ver en la actualidad. Esto se debe a que el sistema productivo era distinto. No basado en la exposición de la salmuera que surge de los manantiales a los agentes atmosféricos (sol y viento) sino en la evaporación forzada mediante la combustión de materiales ígneos.

Estas factorías de sal Prehistóricas se corresponden con un fenómeno que se conoce a nivel europeo como “briquetage”. En el registro arqueológico se identifica por cúmulos de residuos donde se entremezclan los restos de la actividad salinera, sobre todo cenizas, con suelos con huellas de fuego y fragmentos cerámicos originados por la rotura de los recipientes donde se cristalizaba la sal.

En Añana se empleaba este sistema de producción colocando ollas de cerámica con salmuera sobre el fuego hasta que el líquido saturaba. Estos recipientes, que actuaban como moldes, creaban  núcleos compactos de sal que había que extraer rompiendo los recipientes de barro.

La factoría de sal del Valle Salado durante esta época estaba emplazada en la parte inicial del Valle Salado, no muy lejos de las fuentes de agua salada y junto al cauce del río. Los salineros que trabajaban en ella no vivían allí, sino que se trasladaban a una zona más elevada y mejor defendida, como lo demuestra la presencia de un gran yacimiento de esta época en el término de La Isilla, situado al norte de la localidad. 

Cerámicas campaniformes del Valle Salado de Añana

Usamos cookies para las estadísticas de uso de la web. Si continúas navegando entendemos que aceptas esto.
NO ACEPTO - SÍ ACEPTO LAS COOKIES - Configurar